Sueños inconclusos de Un Soñador Despierto

Más reciente

Asd


image

Anuncio publicitario

Angel en el fuego…


Time is consuming my soul…


El paso del tiempo


Exaltis Vitae


Deseo festejar, reír, bailar, deseo olvidarme de la vida y no pensar  nunca jamás que existe la muerte. Deseo tomar un viaje sin regreso, quiero pasar hambre en el desierto, llorar con una familia cuando llora, conquistar un nuevo continente, no rechazo nada, tomo las palbras que no son mías, copio a un maestro de las lenguas y amo tanto al bien como al mal, porque ambos forman parte de mi.

Miro a lo alto y danzo una danza al espíritu mayor del horizonte, evoco al gran oso y esparzo los  humos del chaman, le rindo homenaje a Mitra, a Jesucristo, a Osiris, lo mismo a Isis que a Maria, igual parto una hostia en misa y reparto el padre nuestro, que derramo la sangre y como de la carne del toro en sacrificio. Todos han tenido su lugar, todos han cumplido su misión y no me dejo engañar, no hay ninguna parte de mi que no pertenezca a los dioses, sus sufrimientos son mis sufrimientos, sus heroismos son míos también….
De la hierba vengo y a la hierba regresaré, y el ciclo se repite interminable porque no hay nada nuevo en esta tierra y todo es un eterno devenir…
Mi alma corre desnuda por los bosques, he dejado mi cuerpo atras, ya no lo necesito, vivo la vida sin limites, ahora soy solo amor sin limites, y el amor es mi única ley, toda mi voluntad, mi amor eres tu…

Sueño con los mares de antaño y escucho las sirenas de un futuro perdido….


Dejo volar mi mente, y sin saberlo se apodera de mi el espíritu de la inconformidad, miro tras mis pasos y descubro que han quedado estampadas en la arena las huellas de mis pies en este mundo, no se realmente adónde me llevan, cómo puedo saberlo, si la única manera de encontrar mi camino es prolongar mis huellas hacia un futuro lejano, a parajes de los que tal vez tenga conciencia o tal vez no, quién sabe. Me encuentro aquí parado justo ante el espejo que refleja una parte oscura de mi rostro, encubro una sonrisa y dejo escapar una lágrima saltarina y juguetona, que juega con melancolías y recuerdos de antiguos mares que una vez el hondo pico de mi nave surcó decidida y valerosa. Encuentro el mar vacio y lejanos son ya los cantos de sirena, esos que anunciabanme un mundo distinto, misterioso, mágico y antiguo. Hoy miro con los ojos del alma a la quietud de tu mente, encuentro desvelos mayores en quererte que en escuchar la voz de mi conciencia que me aconseja alejarme y olvidar, llego junto a ti y descubro que te has ido, que ya no eres más lo que un día fuiste para mi. Me encuentro confundido, perdido en este mar de mil batallas y para mi cada puerto solo me anuncia tu recuerdo, miro a los ojos de una extraña, me esfuerzo por mirar con indiferencia esos ojos que me miran y encuentro que la belleza solo al necio queda indiferente.

Y qué es belleza, me preguntas asustado y solo puedes preguntarme lo que desconoces, pues qué sería entonces la pregunta, sino una constatación factible y verificable de que habitamos ese mundo oscuro y quebradizo al que se han mudado las personas ignorantes, qué es entonces la belleza, me preguntas y me dejo de rodeos, pues la belleza es eso que se asoma en los ojos de la vida cuando el amor le da un beso en los labios a la razón y la razón se ve ruborizada consternada. La belleza, va más allá de la razón y es un acto espóntaneo del amor en esta vida que no hace más que contemplarnos. Qué es belleza, me preguntas y mi corazón palpita porque no puedo darte la respuesta, la razón de la locura en mi razón, es tu belleza….

Y qué es la locura, y qué el amor, y qué la vida, y me llenas de preguntas para las que no a todas tengo una respuesta, me convences de mirarte, me convences una vez más de perderme en tus ojos y disfruto tu presencia, dejándome guiar por tus manos inmortales, que me engañan y preguntan, conociendo la respuesta. Escucho la música a lo lejos, no lo puedo resistir, no sé hacia dónde giro el timón, mi nave huye en direcciones inexploradas, en valles secretos y antiguos parajes. No puedo evitarlo la música es muy fuerte, mis manos se aferran al viejo y conocido estrecho de mar, no me resisto a creer en fantasmas, en mundos sin gloria evitando mirarte a los ojos, postergando el inevitable goce de vivir una vida de la cual no me siento merecedor. Pero continúo en mi empeño, escucho el batallar de las olas y mi corazón se aterroriza, más las sirenas cantan, sus dulces y bellas melodías llegan a mis oídos y escapo a ese otro mundo….

Sueño con los mares de antaño y escucho las sirenas de un futuro perdido….

 

«…carta de amor intitulada…»


Escribo estas palabras y mi alma se me escapa cual relámpago, y vuelve, y sigo aquí, huye desesperada a tu presencia, y no sé cómo evitarlo. La dulzura de tu rostro me domina, la belleza afrodisiaca de tus labios consume mi mente en estas horas solitarias. El recuerdo de tu cuerpo junto al mío me controla, me seduce, brilla como sol en el horizonte de mis pensamientos arremolinados y fugaces. Me quemas, de cenizas renazco cual ave fénix, fallezco cuando mis ojos no pueden palpar el verde confuso de los tuyos; retoño, vivo, en el momento en que mis mejillas pueden volver a acariciarte. Extraño todo de ti, extraño la forma en que me miras y cómo te sonríes, extraño la delicadeza de tus manos recorriendo cada rincón de mi cuerpo tembloroso, extraño el olor de nuestros cuerpos, extraño el calor de tu energía en la yema de mis dedos, tu sabor, tus palabras, tu pelo, el lóbulo de tu oreja, tus brazos fuertes rodeando mi cintura, el pinchazo del marabú en mi cuello, los sonidos de la noche, los demonios, los ángeles perversos, los impulsos, el canto divino de nuestras almas a un Dios crucificado, tu sexo erguido, estandarte proclamando la victoria arrebatadora de la carne, el sabor de la sangre en mi boca, los deseos insatisfechos, la pureza virginal de nuestros últimos besos, el roce delicado de nuestros labios, el negro cielo escupido por millares de estrellas vigilantes, guardianas de nuestra locura. Extraño todo de ti y no sé por qué, no sé por qué rayos escribo esto, no sé si algo en realidad pasó, no sé si existo, si algo ha sido real, no sé si te quiero o te amo o te odio, solo sé que explotaría si no lo llegara a escribir, solo sé que por algún azar cósmico en las vías multidimensionales del destino, mis electrones, se han reunido con los tuyos, y que ahora, fuerzas gravitacionales invencibles me sustraen de esta irrealidad y me llevan junto a ti.

Baco inmortal, invoco tu poder, ebrio de amor, quiero yo yacer, conquistando los verdes palacios, derrochando alegría a tus pasos. Uvas, vinos, banquetes, delicias, bendice la orgía, santifica las castas primicias. Esta noche, en el sabbat, comeré de tu cuerpo, saciaré mi dolor, gritaré de furor. El calor penetrante vaciará mis entrañas, de una savia maldita por el odio de Onán, y cuán grande será mi vendimia, con la oz en la mano, blancos campos segados por mi, copa lista a la sangre y al vino, mezcla exhausta de cielo y de tierra, de campo y ciudad, de amor y placer.

Me muero de ganas de verte, alma pecadora, ángel descarriado, belleza derrochada en una flor que se niega a amar, que se burla, y me reduce en su sarcasmo, a repetir, como eco, las últimas palabras que me dijera en nuestro último encuentro. Triste castigo el mío, sublime recompensa de los dioses, dioses que invoco sin respuesta, alma que sufre en el abismo, cuerpo que goza eventualmente en el Olimpo, reflejos asesinos de flores amarillas. Luces rojas, manzanas prohibidas, Narcisos inconquistables, sombras. Sauces como flautas cantando en el desierto. Hoy siento un deseo indomable, rebelde, destructor, un deseo frenético que mueve mis dedos casi sin sentirlos, y también hoy siento, cual dialéctica lucha de luz y de sombras, un sentimiento profundo que me conmueve, me desconcierta, que no acierto a definir, que me hace sentir una nolstalgia inconmesurable por esos nativos instantes en que pudimos sentir nuestros cuerpos a una distancia considerable, nativos instantes en los que fuimos inocentes, inocentes a pesar de lo que hicimos, inocentes aún cuando el desquicie y la locura parecían dominar. Eres más que un ángel para mi, más que un actor que toma una máscara divina y otra diabólica por momentos, eres más que un libra, eres más que un muchacho lindo de diecinueve años, eres más que un amante, eres la persona, no una persona. Por eso te quiero, aunque no des crédito a mis palabras, aunque me creas irracional, aún cuando tú no sientas lo mismo por mi, te quiero por el simple hecho de haber llegado a mi vida, por la sencilla razón de que siempre he esperado por ti y estoy felíz de haberte encontrado. Discúlpame si he sido un poco inconcorde, a veces, debemos darle libertad a nuestro corazón para que se exprese, y nuestro corazón se aprovecha y se comunica de maneras misteriosas, con formas que luego no entiende nuestra razón y es, porque el corazón, tiene razones que la razón no entiende. Te extraño, te quiero, mi vida está siempre girando alrededor de ti, en cada momento pienso en ti y no sé por qué lo hago, a lo mejor algún dios me lo explique algún día, tal vez si, tal vez no, tal vez todo esto solo ha sido un sueño, no lo sé.

«…death, brief and inconclusive interview…»


Pon tu cabeza sobre mis hombros, ven, descansa junto a mí… ya la guerra ha terminado. Ya se escuchan las trompetas anunciando la victoria de los locos, los ilusos enemigos. Descansa, no llores, pronto volveremos a enfrentarnos, la vida es una guerra que nunca deja al alma embriagarse en la derrota. Los infelices rostros perdedores, anuncios solo son, de postreras y más felices correrías. Levántate, seca la sangre de tus labios, la muerte te recibe, soy yo… tu madre: nunca vista, siempre en ti perecedera, llorada, maltratada, asesinada, disfrutada y hasta burlada incluso por algunos. Reposa aquí en mi seno, yo besaré tus llagas, limpiaré tus heridas, serás fuerte, si, pues mi hermana aún te espera, resta a tu camino mucha vida.

E inmortales cantos ofrendarán a tu belleza hoy mis hijos, dulce arrebatado, has muerto por amor, y tu amada, ignorante del dolor, vació en ti, toda la crueldad… de su marchita copa despreciada. Podrida cual el vino añejo de las penas, quiso ella arrebatarte la más preciada de tus virtudes, mas no pudo, fue más fuerte la emoción y la locura. Sobre ella, han de pesar, por siempre, las funestas consecuencias: de su fatal ironía. Y sed padecerá de ese bello amor que tu sin dudarlo le ofrecías y que pobre desdichada, jamás otros labios podrán ofrecerle todavía.

Olvida, borra al fin de tus pensamientos melancólicos el dolor de aquella noche en que dejaste escapar, cual ave que huye del nido enfurecida, la gota inmortal del último aliento, tenaz suicida. Respira ahora, vive, recorramos el mundo los dos, exilia de tus tierras todo rastro de elegía y sonríele a la muerte, como una vez le sonreísteis a la vida.

Es mi reino dulce y la melancolía no tiene aquí cabida, cantemos juntos, brindemos por los muertos, por los derrotados, por los mendigos, tomemos al borracho de la mano y vayamos allí donde el asesino ayuda al hombre a conocer el secreto más profundo de la vida. Soy la cara oculta de la luna, la gran experiencia, soy la amante que se desnuda con pudor ante la vista de su amado que llega al aposento de la diosa enardecida. Bebamos, comamos, disfrutemos, pronto llegarán otra vez los días de dolor, y la prueba ha de repetirse, y has de saber conquistar tus enemigos, mas ahora, solo yo estoy contigo. Ven, pon tu cabeza sobre mis hombros…reposa, sueña, descansa… tenaz suicida, amo eterno de la muerte y de la vida.

*** Como el amor shakespereano, quien huye de la vida por amor, en un acto de rapto intempestuoso,  vive eternizado en el canto de los pajaros, en el dulce arroyo de los rios que desembocan al mar…

“Soledad”


Estoy desesperado buscando una respuesta de tus labios insensibles y secos que no dejan salir una palabra a tu pobre corazón lleno de espinas, sacrificado por tu ego en un suelo disforme, lleno de la sangre de tus ojos, agotados de tanto llorar en la cama cada noche. Sígueme y buscaremos juntos esa tierra de sueños y de fantasía más allá  del arco iris, donde habitan las almas que han logrado escapar al sufrimiento…

Aquella noche desperté sudando tu ausencia en mis caminos exhaustos, grité mi soledad a los fantasmas que en desgracias vigilan mis anhelos infantiles. Te has ido, no miras ya ese yermo frío que dejaste tras de ti. Me levanto, tomo las tijeras, me miro en el espejo y una gota de sangre se desliza por mi brazo, dulce, arrebatadora, extinguiendo cada espasmo de mis suspiros, elevándome a ese cielo lleno de espectros en el que tú, ya no estás. Un violín desafinado acompaña los desconsuelos de mis venas desgarradas y tú ya no estás, la soledad de mi cuarto no dejará ya el rastro de mi locura, nadie sabrá los motivos de mi partida, preguntarán, eso si, tal vez hablen, especulen, pero nadie sabrá que yo… yo morí por ti.

La última nota, ya extinta de mis sueños homicidas se ha marchado, dejando una leve vibración en el ambiente. En el suelo, infinito ya, de guardar tantos secretos, queda una mancha imborrable de la esencia que animaba mis melancolías. Pero yo no estoy solo, una sombra se apodera de mi llanto  y acompaño a esos seres que murieron por amores de los que jamás se sintieron propietarios, viajo a ese mundo en el que tenemos que pagar por nuestras culpas, en el que tenemos que sufrir por nuestros actos y los fantasmas me siguen, mas tú, tú no estás conmigo, eso si,  ya jamás veré la luz de otro rostro como el tuyo…

Todo momento futuro será mejor…

Escrito en una tarde aburrida del 2007….

Recordado en una noche interesante del 2010…

A la espera siempre anciosa de tus labios…