Sueños inconclusos de Un Soñador Despierto

Live under god…


La vida bajo Dios es desgraciada, nos miramos unos a otros y nos preguntamos qué hemos hecho mal, en que nos equivocamos, dónde dejamos de ser niños y nos convertimos en una caricatura mal formada de quienes somos en realidad. Y es que la vida solo puede ser vida cuando nadie nos vigila, cuando Dios no existe, cuando vivimos libres de hacer lo que nos venga en gana, porque nada ni nadie nos puede quitar el placer de pecar, de hacer el mal, solo el mal y nada más que el mal. Cuando vamos al infierno por nuestra voluntad, desafiando y traicionando a ese Dios tirano que nos apunta con el dedo, descubrimos la verdadera felicidad, porque no hay mayor placer que reírse de lo correctamente establecido, predicar la blasfemia, usar palabras sagradas, mancillarlas y reírse en la cara de todo aquel que nos critique. Rio y predico el mal, porque solo así puedo romper las cadenas que me oprimen, y me pregunto si esas nos serán también las cadenas de tantos otros hombres. Y solo veo la salida a mi laberinto tirando abajo las paredes, y solo las lágrimas acompañan mi camino. Así que tomo mi espada, empuño el oro marfil de la hoja de mi cuchillo, corto por lo sano tanta miseria. No quiero vivir más bajo Dios, quiero dejar de ser el punto en que concentra su mirada inoportuna, quiero ser libre de ir y venir a mi antojo, y mi único pecado es ser quien soy. Y si existe algún pecado toda la culpa es suya, el me hizo quien soy…. Quiero vivir libre, olvidar a Dios, construir mi destino, ser grande, fuerte, más que él….

La vida bajo Dios es misteriosa, inexplicable, vacía, nos encubre mil dilemas, y nos deja abandonados a nuestras propias fuerzas, enfrentándonos a diario a mil situaciones desconocidas, estresantes, porque vivimos sin rumbo, en esta selva, en este monstruo eterno que devora nuestra vida y del que siempre esperamos más y más, para llenarnos con cosas inicuas, desagradables, y la sed nos sigue torturando, no importa cuanto tengamos.

Porque una vez busqué en un Dios mudo y demente, las respuestas que solo pude encontrar en mi mismo, en mi rebeldía eterna a su bendita presencia, que para mí, más que bendita se ha hecho insoportable. Necesito un Dios diferente, un Dios más humano, que viva aquí, no en lo alto de los cielos. Uno que llore con mis miserias y grite de alegría con mi lujuria, uno que de verdad se ocupe de nosotros, y no nos envíe terremotos, catástrofes, hambres y pandemias, solo para probar que él, es Dios. Un dios que viva en los campos, se alimente del rocío de la noche, y nos hable a través del susurro de los ríos y el murmullo de los mares. Un dios que sepa danzar en la lluvia y revolcarse en la hierba como yo, porque no espero que sea menos que yo. Necesito un Dios, que cure mis heridas, no uno que me castigue cuando tropiezo. Necesito un Dios que me ame como soy, no uno que invente un infierno para cambiarme. Necesito un Dios que ame la forma en que me rebelo, en que construyo mi propio camino, porque esa es la única forma en que podemos ser libres y verdaderos, no uno que recompense la hipocresía y los rezos mentirosos del domingo. Necesito un dios, por el que no tenga que cerrar mis ojos para encontrarle, sino que pueda hablarle en cualquier parte en cualquier momento, porque siempre camine conmigo, sin importar lo que haga, sin importar lo  que diga porque verdaderamente me ama…

La vida bajo Dios es difícil, prefiero vivir sin él, aunque reconozco que eso puede ser aún más difícil, de todas formas tomaré el riesgo, tal vez descubra en el proceso que nunca jamás he estado tan cerca de Dios que cuando reniego de él y de lo que los que supuestamente saben algo de él han dicho.

La vida bajo Dios no es vida, la vida con Dios, es la única forma de vivir… y Dios está donde menos lo esperamos, dentro de ti… fuera de él, en el mismísimo infierno, esta tierra…

Halla a Dios en tu interior y habras renegado de él, porque ya dejará de estar en los cielos, cambiará su nombre, negará su palabra, cambiará sus leyes, y será otra vez humano, otra vez sencillo, otra vez vivirá contigo…

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s